¿Qué es Aikido?

El Aikido consiste principalmente en la búsqueda de la armonía interna en situaciones conflictivas empleando técnicas encausadas a una inmovilizacíón o proyección y resolver la agresión de forma armoniosa y efectiva, Este arte permite defenderse sin la necesidad de armas contra uno o varios adversarios armados o desarmados, la diferencia con otros radica en que aquí no se busca derrotar al oponente, sino neutralizar su agresividad.

Desde el punto de vista físico, el Aikido se presenta como un método de defensa personal, diseñado para neutralizar cualquier tipo de ataque no provocado con auténtica efectividad contra uno o varios atacantes. Pero más allá de las técnicas de autodefensa, el Aikido es el arte de la paz, una disciplina que enfatiza la armonía y la resolución  de cualquier tipo de conflicto.

Su principal objetivo es la formación integral del ser humano, estimulando el desarrollo de sus capacidades físicas, mentales y espirituales, que lo preparen para vivir armónicamente con su entorno social, la naturaleza y el universo.

Hoy en día hay varios estilos diferentes y se encuentran en todo el mundo. Se incorporan más movimientos fluidos que permiten al practicante a aprovechar el movimiento de su oponente contra sí mismo a pesar de la fuerza o el tamaño del practicante

Beneficios que se adquieren con la práctica de Aikido.

Una persona que practica Aikido mejora la calidad de su vida en todos los sentidos. Con la constante practica se van entendiendo y asimilando los principios de sus técnicas, basadas en movimientos centrados y circulares, mismos que están de acuerdo a las leyes del Universo.

El cuerpo se vuelve más flexible y coordinado, los movimientos se hacen infinitamente sutiles y a la vez, sorprendentemente poderosos y espontáneos. Así también al aprender a tranquilizar la mente, los pensamientos e ideas se vuelven más puros y claros y como algo indispensable para el desarrollo del ser humano, se aprende a vivir en armonía consigo mismo y con los semejantes.

Los beneficios de este arte abarcan desde valores morales como el respeto al espíritu de la no-violencia, el código de honor, amabilidad, educación, bondad, coraje, modestia, autodominio; como valores físicos (elasticidad, respiración, equilibrio, reflejos, mejora de salud). Está dirigido a todas las personas independientemente de su edad, sexo o posibilidades físicas, siempre y cuando se practique con continuidad y gran dedicación.

En pocas palabras quien practica Aikido, aprende a vivir utilizando todo su ser (mente, cuerpo y espíritu), de una manera más positiva y sobre todo mucho más creativa.